Tsundoku, el placer de coleccionar libros convertido en tendencia

Desde hace un tiempo, cuando miramos las revistas y los blogs de interiorismo, los programas de reformas y los realities de decoración, siempre acabamos haciéndonos la misma pregunta: ¿dónde están los libros? Casi seguro que su ocultación se deba al desorden visual que pueden generar. Por eso, cuando están, suelen aparecer con los lomos hacia dentro o incluso ordenados por colores, formando una gama cromática. Tampoco podemos olvidar que el minimalismo y la búsqueda del orden imperan como los reyes de las tendencias decorativas en la gran mayoría de los hogares. Pero los libros tienen también la capacidad de dar calidez y crear espacios vividos. Y, desde aquí, reivindicamos los interiorismos que se rinde ante los libros.

Tenemos la suerte de vivir en un momento en el que existe una palabra para definir casi todo y para crear una tendencia concreta con la que tener una excusa que disculpe todas nuestras filias. Si te encantan los libros y eres incapaz de deshacerte de ninguno, tu palabra favorita es “Tsundoku”, el término japonés que define el placer de coleccionar y apilar libros. No se refiere a consumir de manera enfermiza ni a almacenar sin sentido, sino que hace referencia al buen uso de los objetos coleccionados. Y no solo eso, además considera que tener muchos libros es bueno para ti y también para tu decoración. Desde luego, no debe de ser la palabra favorita de la organizadora Marie Kondo, pero puede ayudarte a justificar tu bibliomanía.

 

VIA

VIA

VIA

VIA

VIA

VIA

VIA

VIA

Tampoco se trata de comprar una enciclopedia de 20 volúmenes sólo porque el color de sus lomos pegue con nuestro interiorismo. De lo que hablamos es de integrar nuestros libros en la decoración, de presumir de colección e, incluso, de honrar los mejores diseños editoriales mostrando sus portadas desde las estanterías, en las mesas de centro o sobre la encimera de la cocina. Son un buen recurso para ganar en grafismo, como si fuesen una lámina más de las que decoran nuestras paredes.

VIA

VIA

VIA

VIA

VIA

VIA

VIA

Tal vez la primavera sea un buen momento para repasar tus estanterías y seleccionar mejor tu colección de libros. Si crees que estás acumulando en exceso, te recomendamos donarlos a una biblioteca o regalárselos a tus amigos. Pero si crees que tienes el número correcto de libros, incluso aunque tengas una columna de lecturas pendientes, o si consideras que faltan algunas piezas claves para completar tu colección, te animamos a repensar el espacio que ocupan en tu casa. Sácalos de los armarios y úsalos para atrezar, para dar color y para conseguir esa sensación de casa vivida que tanto nos gusta. En resumen, presume de libros. Y si alguien te habla de orden y minimalismo,  puedes decir con la cabeza alta que tú abrazas el Tsundoku.

 

 

Comparte si te gusta esto:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email