Eres un mataplantas? Conviertete en un experto

Igual os sorprende, pero una de las cosas que más hemos echado de menos durante el confinamiento ha sido poder acudir a un vivero cercano. Bueno, quizás no os cause sorpresa, porque comentando este tema con amigas cercanas nos hemos encontrado que éste era un deseo recurrente. No conocemos la razón exacta, quizás influyó en que justo nos encerramos cuando comenzaba la primavera, o que al no tener acceso a la naturaleza, la “ansiedad” por recuperarla hizo que aumentase nuestro deseo por cobijarla dentro de casa. El caso es que en cuanto hemos podido, hemos llenado nuestros espacios de nuevas plantas, para construirnos nuestro pequeño oasis. El drama viene después claro. Muchos os acordaréis del problema que tuvo Tete con su famosos cactus 😉 Lo bueno es que ya no nos pasa, porque Marta, que ha heredado el toque de su madre con las plantas, nos ayuda y aconseja con cada ejemplar que compramos.