Nuestra estancia en el nuevo Hotel Riu Plaza España

Hace unas semanas os contábamos al hilo de una publicación sobre una maravillosa finca rural (aquí) que nos habíamos escapado a Oporto unos días. Pero antes debíamos hacer noche en Madrid, así que decidimos celebrar nuestra luna de miel (si, el vasco y yo nos casamos hace unos meses rodeados de unos pocos) a lo grande y darnos el capricho de pasar dos noches en un hotelazo: el Hotel Riu en Plaza de España. Un edificio emblemático que llevaba más de 10 años abandonado y cuya remodelación nos ha dejado con la boca abierta. Recuerdo haber paseado por Madrid hace años y era imposible no reparar en este icono de la arquitectura tan espectacular.

Tres destinos para tus próximas vacaciones

¿Qué tal la vuelta de las vacaciones? Dura ¿verdad? Nosotros estuvimos unos días muy bien acompañados en la zona de Las Landas y volvemos con las pilas más que cargadas. Pero si a vosotros os han sabido a poco o si os está costando volver a integraros en la rutina, tenemos la solución perfecta: ¡planear las siguientes vacaciones! No falla, el gusanillo de los preparativos y la ilusión harán que vuestra mente comience un nuevo proyecto y se olvide de la tristeza. Así que hoy en el blog os vamos a mostrar tres destinos muy diferentes pero que nos han conquistado por su decoración y encanto.
El primer destino del que os vamos a hablar no sabíamos si guardarlo en secreto. Porque lo hemos descubierto hace dos semanas y todavía tiene muy poquitos seguidores. Pero esta joya teníamos que compartirla. Y si no, juzgad vosotros mismos.

Desconectar para conectar

El título no es un mero reclamo. Es que hay momentos en que como dice Lucia Be #nomedalavida y lo mejor es darse cuenta y tomarse un respiro. Y en esas estaba, pensando en cómo desconectar unos días cuando descubrí a través de una amiga el lugar del que hoy os quiero hablar. En medio de la Dehesa extremeña, entre encinas, alcornoques, olivos, ovejas, burros y chicharras se encuentra un verdadero oasis de paz y tranquilidad que se llama Convento La Parra. En cuanto vi las fotos de sus instalaciones, supe que sería el lugar perfecto para resetear del ajetreo que llevaba últimamente. Y decidí que iba a disfrutarlo cada segundo. Sólo emprender el viaje, e ir contemplando los diferentes paisajes que encontrábamos desde el norte hasta el sur, la riqueza y los contrastes de nuestro país, hizo que nos pusiéramos en modo zen desde el primer segundo.